Cuentos del Basico

Kasa-jizou

kasa: sombrero de paja antiguo
Jizou: escultura budista protectora de niños

Hace mucho mucho tiempo. Había una pareja de abuelos muy pobres pero muy amables. Era fin de año y había una tormenta de nieve. Los abuelos no tenían dinero para celebrar el año nuevo. Entonces hicieron cinco sombreros (kasas) y el abuelo fue a venderlos.
Mientras el abuelo iba a la ciudad la nieve cada vez era más fuerte. Después de un rato, en medio del camino encontró seis jizous. Los jizous se ponían la nieve encima. El abuelo dijo “ohh seguro que tienen frío debajo de la nieve”. Entonces el abuelo les puso los sombreros que tenía para vender en los jizous. Pero..tenía cinco sombreros.  Faltaba uno.. Él pensó y le puso una toalla que llevaba al último jizou y volvió a la casa.
Cuando llegó a casa, le contó a la abuela todas las cosas que habían pasado. “¡Qué bien hiciste!”  la abuela le dijo. Ella tambén estaba contenta. Esa noche, cuando estaban durmiendo oyeron algo extraño.

“vamos vamos~♪”
“dónde está su casa~♪”
“vinimos a dar unos regalos~♪”

De pronto ese sonido se detuvo en frente de la casa. Abrieron la puerta con miedo y miraron fuera y había un montón de dinero y arroz.

Y en la lejanía, vieron de espaldas a seis jizou.

Miho

Cuentos del Basico

Esperando conejo en un tocón


Había una vez un campesino que trabajaba mucho. Empezaba a trabajar cuando salía el sol y terminaba cuando caía el sol cada día. Aún así solamente podía alimentarse en los años que había buena cosecha por eso quería mejorar su vida, pero era muy perezoso, por eso siempre esperaba un milagro.

Un día, mientras trabajaba, algunos cazadores estaban cazando, por eso un conejo chocó contra un tocón que estaba cerca de él y murió. Así que el campesino pudo comer carne esa noche. Después no quiso trabajar más y solamente se quedaba al lado del tocón para esperar algún animal tan desafortunado como el conejo. Al final, se murió de hambre.

Qiwen